LA FRAGUA. AYER VENDRÁ. Juan Manuel Rivero

Juan Manuel Rivero

Hoy es domingo de resurrección, sobre mi mesa un manojo de folios por leer para el V certamen de relato corto de la Luisiana, un puñado de papeles olvidados y un libro de poemas de Luis Rosales, “Ayer vendrá”. Me pongo a leer pensando en el título del libro, -ayer vendrá- ¡qué precioso titulo para que lo pudiera saborear en su amante mi amigo Javier! Quiero parar y escribir sobre Javier, porque hoy escribir sobre él es escribir de ella, su mujer Yolanda.

Han salido tantas cosas escritas de ella, que me parece ahora una ridiculez decir algo al respecto, pero yo la conocí hace ya años, en el periódico, cuando empezaba éste que tienes en las manos, y sólo era “El periódico de Écija” ella era la directora entonces, Marzo del dos mil dos…

Con un bolígrafo en las manos, así la conocí, configurando y poniendo todo en su sitio, con una fuerza y una sonrisa desmesurada, que te hacía intuir siempre lo positivo del momento, fue otro amigo, Francisco Torres, quien decidió llamarla para que yo escribiera aquí. Después a escribir, entonces un artículo por semana, imagino que mucha gente la recordará preocupada por llevar las cosas a buen puerto, intentando que el periódico cada semana llegara con las noticias frescas sin dejar nada de lado, sea lo que sea, fuese lo que fuese, allí Yolanda,  indagando y buscando la realidad de las cosas. Jamás me dijo nunca, escribe de esto o de lo otro, jamás una traba de lo que escribí, siempre apoyando sus colaboradores, así era esta mujer.

Pero había otra mujer en ella mucho más, encantadora si cabe decirlo, que la que muchos conocían solo por la labor de su trabajo, y eso me lo contó la persona que más la quiere, y puedo y debo decirlo en presente, su marido.  Yolanda era una mujer que cuando iba al cementerio a estar un ratito con su padre, recogía a cualquiera que iba en su dirección, lo subía al coche y charlaba con él confiándole una amistad que se tornaba plena para otros días, Yolanda era una mujer que no se olvidaba de los cumpleaños de sus amigos jamás, era una mujer que ayudaba a cualquier familia que lo necesitaba, a cualquiera, sin que nadie lo supiera, Yolanda le compraba la ropa interior y otras cosas intimas para su aseo a las monjas Clarisas todos los meses, quizás porque ellas tuvieran su intimidad intacta, y le hacía también la compra de la limpieza, eso no iba pregonándolo jamás, ella era así de justa y armoniosa en todos los sentidos, como mandan los cánones de una mujer que dormitan siempre en la verdad de las cosas.

Un militar de la comandancia de Écija que la conoció, un día charlando le dijo que jamás besaba a sus padres porque tenía alzhéimer, y ella le reprocho que no lo hiciera haciéndole ver que debía hacerlo antes de que la enfermedad empeorara, ahora podrían darse cuenta de tus besos y llevárselos a su guarida de recuerdos, y así lo hizo desde entonces. Yolanda vendía los dulces de las monjas y de quienes se lo pidiera llevándoselos a Cañada Rosal o donde fuera para ayudar… La profesionalidad de Yolanda que era intachable en todos los sentidos, y eso lo saben bien en el ayuntamiento de Écija, quedaba mermada si se comparaba con la espiritualidad con que actuaba en las cosas que de verdad merecen la pena.

Por eso hoy, en este día de resurrección ya metido en Lunes, cuando un gallo canta de madrugada y casi siempre a las tres y cuarto pasadas, este libro de Rosales,  los papeles perdidos en la mesa, el puñado de relatos desperdigados entre los sueños de sus autores, los lápices mirando al techo desde sus botes, y el silencio que asoma desde la noche despacio hacia mi sien, han hecho recordar de nuevo querido amigo Javier a Yolanda, porque al contrario de lo que creía, si estará como siempre ha estado detrás de su objetivo, enfilando su cámara hacia el lugar exacto, donde siempre supo ponerla, buscando los ganadores premiados de mañana que es siempre el hoy, porque el hoy, fue el mañana del ayer. Por eso digo que  -ayer vendrá. Y como dijo Luis Rosales, y mucha gente lo sabe:

…y yo quiero deciros que el dolor es un don/  porque nadie regresa del dolor y permanece siendo el mismo/ hombre/.

Por eso hoy te recordamos de nuevo bajo el prisma de un sentimiento de verdad sobre todas las cosas imposibles, y sé que sobre Écija, dormitará siempre el aroma de las mujeres buenas en toda su amplitud.

 

Posted On 26 Abr 2016

HABLAR POR HABLAR. FRANCISCO MARTÍNEZ CALLE

(Carta tomada del libro Cartas apócrifas a Sancho Panza, de Francisco Martínez Calle, con motivo del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra)

Querido Sancho Panza:

Todas mis cartas hasta ahora a ti dirigidas hacían referencia a Cide Hamete Benengeli como verdadero autor de esa grande, verdadera e inigualable historia del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.  Hoy, ya muerto tu amo y señor Don Quijote, he sabido que el verdadero autor de esa historia de caballeros andantes, donde se mezclan por igual los nobles ideales con los terrenales intereses, el constante disparate con la deseable cordura y la finísima gracia con la grosera estupidez, digo, que, finalmente, he sabido que su autor no es otro que don Miguel de Cervantes Saavedra.

He sabido también que dicho Miguel de Cervantes, natural de Alcalá de Henares, aprendiz de muchas cosas, soldado y cobrador de impuestos, no sólo escribió el Ingenioso Hidalgo Don Quiojote de la Mancha, sino La Galatea, Las novelas ejemplares, numerosas obras de teatro, El viaje al Parnaso y Los trabajos de Persiles y Segismunda, entre otras cosas. Pero nada de ello, con ser mucho, le impidió ser indiferente a los políticos, mal visto por los poderosos, perseguido por la justicia, excomulgado por la Iglesia y morir en la más absoluta pobreza, aunque, eso sí, famoso en el mundo entero.

 Es posible, Sancho, que algún día, con el paso de los años, esta obra ejemplar de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, en la que tú (muy al contrario de lo que de ti se esperaba) demuestras tener sobrada sal en la mollera, se convierta en obra de lectura de jóvenes y adultos del mundo entero, y su mensaje sea interpretado, para deleite de los hombres, desde todas las perspectivas de las artes. Ojalá que así sea.

            Por mi parte, Sancho, con esta carta de carácter aclaratorio respecto a la verdadera autoría de la grande y verdadera historia del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, erróneamente atribuida al citado Hamete Benengeli, cesa la abundante correspondencia que, durante un tiempo, tan gustosamente contigo he mantenido.

            Cuídate mucho y, hasta siempre, salud y gracia de Dios.

                                                                                            

 

Posted On 26 Abr 2016

DESDE UN LUGAR DE MALLORCA.- CRÓNICA DE UN DESEO.- José Calderón Barrios

dede un lugar de mallorcaHelmut Kohl, formando parte de los impulsadores de la Unión Europea, cuando se debatía sobre la moneda única, manifestó: “Es preciso que todos nos esforcemos en alcanzar el acuerdo, pues si fracasamos volverán los nacionalismos y, estos, ya se sabe, son la guerra”.
¿Qué pasa en Cataluña que en la primera ocasión que tiene el político de turno se encarama en un balcón y no se baja ni a escobazos, hasta que proclama la República Catalana? Así lo hizo, en 1641, Pau Clarís, clérigo y político. Ya antes, en 1636, acordaron que en las misas todos los sermones fueran en catalán, sabiendo que desafiaban a la corona española. Francesc Macià i Llussà, antiguo coronel, muy españolista, evolucionó hacia el separatismo y en 1922 fundó el partido “EstatCatalà”; en 1923, por el golpe de estado de Primo de Rivera, tuvo que abandonar el país. En 1931, vencedor en las elecciones municipales de abril, proclamó unitlateralmente la República Catalana. Y otro más, Lluis Company, cofundador junto a Macià de Esquerra Republicana, debido a que entraron en el gobierno de Lerroux, en 1934, tres miembros de la CEDA se provoca la revolución de Asturias y la revuelta de la Generalidad de Cataluña, Company aparece en un balcón del ayuntamiento y se proclama alcalde de Barcelona y además anuncia la República Catalana…
Y a esta ciudad he sido emplazado por el imprevisible destino, yo, un forastero procedente de Mallorca y ahora aquí, en tierra de charnegos, deambulando por lugares en blanco y negro de la gran ciudad, observando edificios de los que cuelgan banderas pro y anti España. El eterno problema. La izquierda y la derecha ya aparecen hace más de dos mil años, cuando la madre de los zebedeos pide al mesías que cuando esté en su reino siente a sus dos hijos uno a su derecha y otro a su izquierda -como tonta-. Los otros apósteles se enojaron contra los dos hermanos, y aún sigue el enojo en el mundo. Yo sigo subiendo y bajando calles escarpadas de la sierra de Collserola, con inclinadas y escondidas plazas, con ancianos que toman el sol. A uno, sentado en un banco, le oigo gemír – ¿Por qué llora usted? – Pregunto. – Porque soy viejo – contesta. Una vieja, con cara de vieja, también lloriquea al lado de otra con aspecto de haber superado la media de vida nacional y lo hace porque “dice que le han dicho” que le van a quitar la pensión, según el partido que entre a gobernar.
Barcelona está sitiada. En su medio perímetro, donde se alza la ciudad, los emigrantes, resignados, parapetados en su humilde hogar, esperan impacientes la hora de votar.
(Continuará)

Posted On 28 Feb 2016
, By

COSAS QUE PASAN.- DESAGRADECIDOS.- José de Pineda

pepe pineda-00674El Quijote decía: “De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe”. Ahora decimos: “De bien nacidos es ser agradecidos”, y así hasta mil refranes que podíamos aplicar al título de este artículo.
¿Porqué nos costará tanto dar las gracias? Agradecer cuando alguien nos hace un favor que muchas de las veces es de vital importancia. Cuando nos hacen un regalo o simplemente nos ceden el paso. ¿Qué condición es la que nos impide comportarnos de esta manera y no reconocer los favores recibidos para así no tener que dar las gracias? A veces, más que personas parecemos animales, sin ofender a estos que posiblemente los haya más agradecidos que sus amos.
Será cuestión de la educación recibida o en estos casos, no recibida. Será cuestión de principios, o será sencillamente puro egoísmo el que nos hace tener este comportamiento. No tenemos en cuenta que hay mucha gente bienintencionada y agradecida que va por la vida procurando hacerle la existencia a sus convecinos lo más agradable posible y además, desinteresadamente, que sólo con una sonrisa y un simple gracias se sienten pagados y satisfechos.
Antes los dependientes de cualquier comercio, bar o restaurante te daba las gracias cuando pagabas la cuenta. Ahora no sé si será porque los sueldos son bajos y los horarios se dilatan en exceso, la atención recibida deja mucho que desear. Lo mismo ocurre en los organismos públicos, donde en contadas ocasiones los funcionarios tienen un comportamiento correcto.
Otro viejo refrán dice: “No hagas favores y no tendrás desengaños”. Esto fue lo que le pasó a un conocido que trabajaba en una entidad bancaria y estuvo unos pocos de años haciéndole favores a un amigo, pero un día no pudo complacerlo y aparte de dejarle de hablar, lo ponía como a un guiñapo. De ahí la célebre frase. Hay personas a las que les das todo…pero un día no puedes, y sólo se acuerdan de lo que no les das.
En este año de la Misericordia tenemos que procurar inculcarles valores a los más jóvenes. Valores que les ayuden a ser mejores personas, como por ejemplo enseñar al que no sabe, ser agradecidos y que no sólo nos limitemos a dar unas monedas a los más necesitados que posiblemente en vez de emplearlas en alguna necesidad vital, les sirva para pagar la factura del móvil. Aunque pensándolo bien, quién nos dice que poseer y utilizar un aparato de esos para muchos no se haya convertido en una necesidad vital.
Para terminar como empecé cito de nuevo a Cervantes con la frase que don Quijote le dijo a Sancho: “Cosas veredes querido Sancho”. Y para empezar a dar ejemplo les doy las gracias a todos los amables lectores que todos los meses sé que siguen con interés estos humildes comentarios. Y si alguien me lo quiere agradecer, que no se corte, aquí estamos.

Posted On 28 Feb 2016
, By

HABLAR POR HABLAR.- DON FRANCISCO EL FARMACÉUTICO.- Francisco Martínez Calle

39francisco martinez calleDon Francisco, el farmacéutico de mi calle, es un hombre campechano, servicial, excelente conversador y amigo de sus clientes. A su hablar pausado, su amplia cultura y sus agudas observaciones, no exentas de alguna retranca, hay que añadir su interés por los dichos populares, las citas literarias y las múltiples anécdotas acaecidas a lo largo de su vida.
Ir a su farmacia, cosa que hago con la misma frecuencia que el supermercado, es todo un placer, pues siempre saca tiempo para un comentario jocoso, una comparación oportuna o una alusión a mis habituales articulillos en este periódico.
Hace unos días, nuestra conversación transcurrió, más o menos, del siguiente modo:
-Buenos días, Francisco.
-Buenos días nos dé Dios, tocayo –me responde, afable, el boticario.
-¿Qué tal te va la vida?
-Va, que no es poco. Y que dure mucho tiempo.
-Oye, Francisco –le pregunto tras los pertinentes saludos, con toda la seriedad que el asunto merece-, ¿estas pastillas que me ha mandado el médico para qué sirven?
-Si él te las ha recetado –me responde ponderativo-, será porque te convienen. Tú tómatelas y sigue sus indicaciones –continúa el buen boticario en la misma actitud-, porque él sabe mejor que nadie lo que a cada enfermo le conviene.
La respuesta de Francisco, sin ninguna duda, es un todo un dechado de sensatez y buena praxis profesional.
Y como suele suceder, antes de acabar la visita, sacamos Francisco y yo unos minutillos para hablar de algún vocablo extraño, del refrán apropiado al tiempo del día, del mucho calor del verano… En fin, de cualquier cosa intrascendente.
-¿Sabes, tocayo –me dice ese día mi ameno contertulio-, que causar o hacer estragos significa lo contrario de lo que a primera vista parece?
-Francamente, no lo sé.
-Pues sí –insiste-, causar estragos vale tanto como “suscitar alguien la admiración entre un grupo de personas”.
-Parece extraño –replico-, por cuanto estrago significa algo así como “daño, destrucción…”.
-Bueno, tú, cuando tengas tiempo, lo consultas, y, luego, hablamos de nuevo
–me propone, sin perder en ningún momento su característica calma.
-Así lo haré, no te quepa la menor duda.
Y dicho y hecho. En el Diccionario de la lengua española (2014), figura lo siguiente:
“Causar, o hacer, estragos: 1. Locuciones verbales. Provocar una fuerte atracción o una gran admiración entre un grupo de personas”.
Poco tiempo después de mis averiguaciones, necesitado de las imprescindibles medicinas, me llego de nuevo a la farmacia de mi perspicaz boticario:
-Llevabas toda la razón –le digo-. Está claro que la lengua es una enorme caja de sorpresas que, a veces, parece no regulada por el sentido común.
-Bueno –concede, mientras despliega una franca sonrisa-, que no dejes de pasarte por aquí de vez en cuando. De ese modo, disfrutaremos con nuestras conversaciones, y tú, además –añade complacido-, te irás provisto de mis salutíferos remedios.
Don Francisco, el farmacéutico de mi calle, es así: campechano, servicial, excelente conversador…
Fra

Posted On 28 Feb 2016
, By

COSAS QUE PASAN.- COSTUMBRES PERDIDAS (yIII).- José de Pineda

pepe pineda-00674En el artículo anterior nos quedamos bailando al compás del famoso pasodoble “Valencia”. Y si agosto es mes de ferias, septiembre con su día 8 y sus mil vírgenes no se queda atrás. Aunque haya “costumbres perdidas”, hay tradiciones muy arraigadas como las procesiones de las patronas de pueblos cercanos como Écija, Palma del Río, Osuna, Carmona, Utrera, Lora del Río y así hasta mil, que llevan celebrándose desde hace siglos y ahí siguen imperturbables.

Siguiendo con las ferias de antaño, recuerdo aquellas rudimentarias y básicas atracciones que venían a los pueblos por los años 40 y 50. Empezamos por los “volaores”, que al principio y ante la falta de fluido eléctrico, eran movidos por el dueño del aparato ayudado a veces por algún chaval del pueblo que le echaba una mano a cambio de montarse gratis. Los columpios con sus barquitas para dos, que después del primer impulso que te daban, la pareja haciendo un gran esfuerzo lo balanceaba hasta casi dar la vuelta, momento que aprovechábamos los mirones para ver el color de la ropa interior de la chica, antes que el encargado con una palanca de madera hiciese frenar la barquita. O aquella mini noria compuesta de cuatro “cunitas” y que el dueño tenía que calcular y equilibrar el peso para que le costara menos trabajo hacerla girar impulsándola con las manos, al tiempo que su mujer (ahora se dice compañera) tocaba una caja de lata, probablemente de carne membrillo, con dos viejas cucharas aquella pegadiza canción que decía: “La novia, la novia de Pepe, se mea se mea en la cama…”.

Después  llegaron las bicicletas de alquiler, ¿os acordáis? Casi nadie en el pueblo tenía bicicleta.  Recuerdo que las traían en el tren. Al llegar, el dueño daba la voz y los chavales acudíamos como locos a la estación para trasladarlas al pueblo y así dar un paseo de  balde, porque quizás fuera la única vez que algunos se pudieran montar. Las traían de todos los tamaños y modelos, de carrera, de mujer, pequeñas, de tres ruedas, y por dos reales o una peseta, le podías dar varias vueltas al circuito que previamente había trazado el encargado. Siempre había algunos que se pasaban de la hora. Entonces el dueño se quedaba con tu cara y ya no te la alquilaba más.

Otro clásico de la feria era el puesto de agua. Está claro que si un joven lee esto dirá:

-¡¿Pero de qué está hablando este hombre?!

Pues de eso, de un puesto de agua que ponían donde había más gente y que consistía en una mesa vieja que tenía el “aguaó” en su casa, cubierta con un tapete de hule blanco, un búcaro o porrón y un solo vaso que de vez en cuando enjuagaba en un pequeño lebrillo para evitar contagios, y por una perra gorda te podías embuchar, que así decía el pregón. También vendía unas arropías caseras con forma de pirulí pinchadas en una pita. Se llamaba Manuel Moyano Silva pero todos le decíamos el mellizo. Y mientras él limpiaba los zapatos, su compañera la melliza se encargaba del puesto.

Posted On 07 Oct 2015
, By

EL ARTE DE CONVIVIR.- LA IMPORTANCIA DE LAS SEMILLAS.- Marta Martínez

martaLas semillas son el inicio de una nueva vida, de una nueva planta, con lo más esencial, puro, concentrado para ofrecer lo mejor a esa especie que está apunto de germinar. Pero también nos podemos aprovechar de ellas, como lo hacían nuestros antepasados, aunque, sinceramente, lo desconocemos.

Hay muchos tipos de semillas y cada vez más nutricionistas nos invitan a introducirlas en nuestra alimentación a diario por sus numerosas sustancias beneficiosas para la salud. Desde aquí te invito a descubrir algunas de ellas y sus cualidades:

  • Semillas de Lino: con alto contenido en Omega 3 y Omega 6, son ideales para garantizar el buen funcionamiento del intestino, son bajas en calorías y poseen una gran cantidad de minerales, Vitamina E que actúa como antioxidante. Posee un alto nivel de agentes anticancerígenos, lignanos, y es rica en vitaminas del grupo B, para el buen funcionamiento del cerebro, entre otros.
  • Semillas de Chia: es la semilla con mayor porcentaje de ácidos grasos esenciales, entre ellos, Omega 3 y Omega 6, que disminuyen las inflamaciones, previene los problemas en el sistema nerviosos y reduce el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares. La harina elaborada con estas semillas posee entre seis y diez veces más calcio que la leche. Es a destacar su importancia en la disminución del colesterol en sangre, así como la ausencia de gluten.
  • Semillas de Girasol: esta semilla destaca por su alto contenido en fósforo y magnesio, lo que nos beneficia en el mantenimiento y la formación de los dientes y huesos y la absorción del calcio. También sirve como reguladora del colesterol y actúa como vasodilatador. Tiene un alto contenido en tiamina, actuando así en el sistema nervioso eliminando la sensación de cansancio.
  • Semillas de Sésamo: es la semilla con mayor contenido de calcio. Destaca por su alto contenido en lecitinas, componente fundamental del tejido nervioso.
  • Semillas de Calabaza: de las citadas, son las semillas de mayor tamaño y es reconocida por su propiedad vermífuga para eliminar los parásitos intestinales.
  • Semillas de Sandía: son semillas muy ricas en nutrientes antioxidantes, laxantes, ayudándonos a eliminar las toxinas acumuladas.
  • Semillas de Papaya: excelentes para casos de infecciones estomacales, entre otras muchas cualidades.
  • Semillas de Granada: tienen un gran poder antioxidante, reduciendo los efectos tan negativos de los radicales libres.

Podríamos seguir con la lista, pero creo que es el inicio para que si te interesa sigas investigando según las necesidades específicas de tu salud.

¿Cómo podemos tomarlas? Siempre en pequeñas cantidades y sobre todo, masticándolas muy bien, porque si no lo hacemos no nos aprovechamos de sus maravillosos beneficios.

¡Muchas gracias por compartir estos momentos conmigo!

 

Posted On 07 Oct 2015
, By

EN CUERPO Y ALMA .- CANDAULISMO Y TRIOLISMO.- Sebastián Guerrero

  sebastian guerrerofotos 012Hoy voy a hablar de “Parafilias”, ya que considero que no podemos seguir tomando como “tabú” a todo lo que tenga que ver con la sexualidad.

–¿Para qué?, me pregunta “el claro”.

–Parafilia, que son comportamientos sexuales de las personas en las que el placer sexual no se encuentra en el propio acto del coito o cópula, sino en las que la fuente predominante del placer sexual no se encuentra se encuentra en otra actividad u objeto. Hay un sinfín de “fuentes” que consiguen el estimulo erótico, pero por su peculiaridad y cada vez más practicante, me voy a centrar sobre los dos nombres que le dan nombre a este artículo.

 EL CANDAULISMO.- Dice la historia que provine de Candaules, último rey de Lidia hacia el año 680 a.C. Este monarca es “inventó” esta práctica sexual que consiste en excitarse al ver como su mujer es admirada más o menos desnuda por otro hombre. Es un tipo de voyeurismo, distinto al  intercambio de pareja.

EL TRIOLISMO.-Se podría confundir con el “cambio de parejas”, pero se diferencia en que no hay tal intercambio, sino que el hombre SOLO SE EXITA viendo a su pareja con otro hombre.

–¡Vaya guzto!, dice el chaparro.

–Bueno dice el refrán que sobre gustos no hay nada escrito.

–Y ¿eso lo hacen gustosamente?, dice el filosofo.

–No solo lo hacen gustosamente, sino que es el único método que tienen para tener relación con su mujer. El candaulismo o la candalagnia, que son términos médicos que se refieren al impulso psicológico de un sujeto de exponer sexualmente a su pareja  o imágenes de ella  ante otras personas con el fin de obtener gratificación erótica se hace tan necesaria para el que la padece, que es parte de su vida.

–¿No siente celos?.

–Posiblemente sí, pero es como si al drogadictos le preguntas si la droga no le hace daño. El sabe que es mala, pero no puede pasar sin ella.

–Entonces ¿qué curación tiene?.

–Lo primero que tienes que preguntarme es: ¿Quiere curarse?.

–¿Y es pecado?, me pregunta “el capillita”.

–No soy teólogo, pero además se dé casos en el que el que la padece ha ido a confesarse, y cuando le ha dicho “su pecado” al confesor, éste no ha sabido que contestarle. Vuelvo a deciros, que es como si el drogadicto va y se confiesa de que toma drogas?. ¿Qué le diría el cura?.

–Que se quitara.

–Claro, eso es lo que él querría, pero es parte de su vida.

–Entonces ¿no se puede curar del “candaulismo y el triolismo?.

  Bueno, ya se me ha acabado mi espacio, en otro artículo o programa de TV, seguiré hablando sobre estas dos ¿patologías?. Pero como siempre, os dejo el teléfono de mi consulta: 954838694  y mi móvil para alguna pregunta 654897990  y por supuesto mi correo: guerrero1950_6@hotmail.com

Posted On 07 Oct 2015
, By

LA FRAGUA.- EUROPA SE REFUGIA.- Juan Manuel Rivero

Desde el punto de vista más humano y sensible, desde mi punto de vista, que no es ni más ni menos que un punto de vista lejano al problema, pero cercano y comprometido si el principio de un ser humano es la preocupación por ciertos episodios que están sucediéndose en Europa, nuestra

rivero

rivero

Europa, esta Europa nuestra que quiere mostrarse al mundo solidaria y receptiva del problema que tienen millones de personas sobre todo en Siria e Irak  va a peor.  No hay una Europa Unida, es mentira, no hay una Europa capaz de solucionar los problemas que nos atañen, es mentira, no hay una unidad que represente por igual a todos los europeos.  La ecuación que puede desprenderse de esta Europa, es que no hay ecuación que represente soluciones fiables cuando hay un problema de las características a las que tenemos hoy.

El hecho de que los países europeos estén acogiendo a las familias desplazadas, a toda esta mole de gentes que vienen a vivir o intentar vivir en paz y sin temor alguno a que mueran en manos de bárbaros, no debe ser una manera de justificar la buena bondad y buen hacer de Europa, no nos creamos que quien más inmigrantes acoge lo tiene todo solucionado.

 Los gobiernos no pueden mirar al vecino a ver que dice para posicionarse de uno u otro lado, no se puede esperar a que hablen algunos y en qué direcciones para imponerse de una u otra forma, y sobre todo no podemos dejar que las cosas que están sucediendo sigan como si no pasara nada. Ustedes mandan no?, pues ustedes tienen  que tomar decisiones que no sean irrisorias fuera de este continente y que surtan efecto.

 Me pregunto algo muy sencillo y que seguramente muchos nos preguntamos. ¿Si en Siria y en otros países árabes, donde la crueldad de la política radical y la barbarie islamista está llevando a que todos estos hombres y mujeres dejen sus casas por miedo a la muerte, se siga matando, amenazando, violando los derechos de las personas, jugando con la vida diaria de las gentes que quieren vivir en paz, y poniendo en riesgo como ya sabemos a los países  de medio mundo, si todo esto sigue sucediéndose, qué es lo que Europa va a hacer? ¿Tienen ustedes algún plan más allá de decidir cuántos desplazados van a acoger cada país? ¿Está Europa preparada para esta masiva migración vergonzosa que dejará una huella imborrable en la historia de la política Europea? ¿Tienen ustedes manera alguna de intentar solucionar el desastre principalmente que  está imponiendo  el estado islámico ?

¿Hay alguna posibilidad de que termine todo este sueño horrible, para todos aquellos a quienes la vida a puesto en sus caminos la sangre de algún familiar?

Creo que al día de hoy, la Europa unida solo se mira el ombligo a ver si tiene pelusillas, y deja que las heridas más fuertes que pueden gangrenar episodios devastadores siga adelante sin intervenir de una forma coherente.

Y no es sólo la muerte de ese pequeño en la playa lo que debe hacernos reflexionar no, no es solo el influjo que viene del este, de Irak o de Siria, es también el que llega de Mauritania Argelia o Marruecos, países Árabes también,  llenos a veces de miedo y a veces de hambre los que los hacen venir sin importarles ya fronteras ni argucias que puedan hacerles desistir de vivir un mundo nuevo, y sin fotos que nos llenen de miserable vergüenza personal.

Si desde cada país, no se pone todo cuanto esté en su política y nos centramos en solucionar todos los problemas de refugiados, -y éste está entre África y Asia-  porque traer desplazados ya se está viendo que es un problema para muchos países que no quieren o no pueden acoger, si no se pone remedio a todo esto, nos estarán empujando poco a poco a todos nosotros,  a ser portavoces feroces de la mala gestión que  Europa está llevando a cabo. Solucionar la consecuencia de un problema internacional, en este caso el de los refugiados, y no mirar realmente al sitio donde reside el problema no es lo mejor que pueden hacer los dirigentes que velan por este continente. Europa no puede refugiarse en sí misma.

 

Posted On 07 Oct 2015
, By

DESDE UN LUGAR DE MALLORCA .- EDAD (II) .- José Calderón Barrios

            dede un lugar de mallorcaYa pasaron julio y agosto, los meses fieras de fuego. Todo arde, montes y montañas, colinas y collados. Y la antorcha continúa encendida en la mente de algunos. La tierra huele a flores quemadas, todo arde, menos nuestras conciencias. Bueno, a la edad. Cumplir 80 años es como asomarse a un abismo. Estar en servicio mínimo. En las tres fases en que los sociólogos han dividido la vejez, los que nacimos en el 35 del siglo pasado, nos encontramos en la 2ª fase, es decir, en la cuarta edad o mediana vejez, que abarca de los 75 a los 85 años. ¿Y cómo te sientes? Como los transeúntes de A. Machado, que están siempre de vuelta de todo porque no han ido a ninguna parte. Yo sí llegué hasta Suiza. El día que me contrataron ya había pasado la hora del desayuno, así que a las doce estaba hambriento. Los empleados del hotel estaban en el comedor pero ninguno comía –supe después que estaban en huelga de hambre, porque siempre les ponían espaguetis-. Yo rompí el hielo, no pude contener mi instinto de conservación. Espaguetis con salsa exquisita de tomate. Comía con ansiedad, ajeno a las exigencias del gremio; entonces una italiana muy delgada y con los dientes salidos se dirigió a mí exclamando: “Sembra que lei no ha mangiatomai”, “parece que usted no ha comido nunca”, me tradujo un asturiano, sin pedírselo, pues yo estaba muy atareado mezclando, como 2º plato, espaguetis con salsa.  ¡Buuu…! Yo, del país que nunca ha tenido rey, me traje una granformación, además de un master en fregar platos y sartenes pringosas. ¡Ah! Y sabía decir “jawohl” (iavol) en alemán, que en traducción libre podría significar “Sí, buana”. Lo que pasa en el extranjero, incluso ahora aquí en España, es que vas a pedir trabajo y lo primero que te preguntan es que si sabes inglés. ¡Qué manía! “In illo témpore”, no. Yo estuve zarandando garbanzos con mi padre en el cortijo “el Picate” y nadie nos preguntó si hablábamos inglés, ni siquiera Lorenzo el “aperaó”. Tiempos recios, los padres de familia, desesperados, salían al campo, sin ley, con las manos secas, llenas de dedos prensiles, dispuestos a acaparar cualquier cosa supuestamente comestible. Vivir era subsistir y se acudía a los medios más inauditos. Si en la escuela te ponían como compañero de banco al hijo de un guardia civil era como si te hubieran tocado los cupones, porque tenías la posibilidad de jugar en el cuartel y en un descuido colarte en las cuadras y coger algarrobas a ras de los pies de los caballos. Sí, esto ahora parecerá ridículo, La Luisiana, actualmente, está rodeada de pan, pero entonces todo era miseria, y cardos borriqueros.

Posted On 07 Oct 2015
, By